Está lloviendo y vas tarde hacia el trabajo, la voz del asistente virtual enlazado a tu vehículo te confirma que tomará un desvío que te permitirá llegar cinco minutos antes, mientras esperas llegar, te cansas de ver llover y le pides al asistente virtual que por favor te muestre las ventanas como un día soleado de verano, de repente parece que el clima cambia, y también le pides que te muestre en el parabrisas el resumen del partido de tu equipo favorito para hacer de la demora en llegar a tu destino algo más llevadero.